Palmera Imperial

Este raro ejemplar de palmera datilera (Phoenix Dactylifera) es el principal motivo de la popularidad del Huerto del Cura. Su nombre lo debe a la Emperatriz Elisabeth de Austria (Sissi), a quien se la dedicó el capellán Castaño cuando ésta visitó el huerto en 1894. Recuerdo de esta visita es también el busto de la Emperatriz situado a la cara este de la Palmera Imperial.

La Palmera Imperial es macho y tiene aproximadamente 180 años de edad. Lejos de ser vieja, está en plena madurez si tenemos en cuenta que las palmeras viven sin demasiados problemas más de 200 años.

Su mérito como fenómeno botánico estriba en que rompe con las leyes de la biología:

– Los hijuelos, que son relativamente frecuentes, generalmente nacen en esta especie a nivel del suelo, cuando las palmeras tienen entre 10 y 15 años de edad, y éstos surgieron cuando la palmera padre tenía más de 30 años y a una altura nada común de 2 m., a gran distancia de las raíces, donde la savia es más escasa.

– El gran número de hijuelos (7) y la perfección y simetría con que se desarrollaron.

– El tamaño colosal que tales hijos han adquirido después de más de 150 años, alimentándose todos a través de la savia que les llega de la palmera padre central.

Poco antes de 1900, el capellán Castaño le puso un soporte para evitar que el propio peso de los hijos hiciera que se separaran de la palmera central. Actualmente, este formidable candelabro de 8 brazos sobrepasa las 8 toneladas de peso y los 17 metros de altura. Algunos de los hijos han perdido parte de la armonía que tuvieron, pero su grandeza y su majestuosidad siguen siendo incontestables.

Año 1840 – 1845


Año 1900

Año 1905

Año 1910


Año 1919

Año 1960